Spa @es
Leave a comment

Formas de Proteger tu Piel del Sol

Formas de Proteger tu Piel del Sol
Rate this post

Cuando pensamos en el sol, tendemos a imaginar cuerpos bronceados, acariciados por el astro rey en una imagen típica de California. Es una idea romántica, pero la verdad es que necesitas disfrutar del sol de manera responsable si quieres mantenerte saludable. Sin embargo, pasar un buen rato al aire libre es una parte esencial de las vacaciones de verano, y nunca te sugeriríamos que permanecieras en el interior; por ello, tomar medidas preventivas para cuidar tu piel es la mejor manera de evitar los efectos dañinos del sol sin sacrificar la diversión. Si no estás convencido, te mostraremos algunos de los efectos del exceso de sol; en particular, las quemaduras.

Arrugas y Daños causados por el sol

Arrugas y Daños causados por el sol

Además de aumentar y acelerar el proceso de envejecimiento de la piel y causar la aparición de manchas de la edad y pigmentación desigual, ¡el sol puede provocar pecas y es responsable de un notable 90% de arrugas! Es bastante obvio que el bronceado excesivo dañará la piel, pero ¿sabías que la mayoría de los daños causados ​​por el sol son incidentales, como al conducir un automóvil, o ir a la tienda? Es por eso que te debes aplicar protector solar como parte de tu rutina diaria. Para que sea más fácil, busca lociones para el cuerpo, cremas para manos y cremas hidratantes cuya base tenga protección FPS (Factor de Protección Solar) y UV (Protección Ultra Violeta) integradas en sus fórmulas. Recuerda poner un FPS más alto en la cara y el cuello.

Cremas faciales

Cremas Faciales

Uno de los dilemas a los que nos enfrentamos al elegir la protección solar es qué productos usar, especialmente en la delicada área de la cara. Quienes tienen una piel propensa al acné querrán evitar poner gruesas cremas grasientas en la cara, en su lugar es mejor la protección a base de gel y protectores solares basados ​​en minerales. Tal vez la mejor opción sea elegir un humectante adecuado para tu tipo de piel que contenga protección UVA y UVB. Solo recuerda seguirlo aplicando regularmente.

Aquí te damos algunos consejos adicionales sobre cómo proteger tu piel este verano:

  • Asegúrate de aplicar protector solar 20 minutos antes de salir al sol y vuelve a aplicar cada dos horas (o más, según sea necesario).
  • Antes de salir de casa aplica FPS a tu cuerpo completo para que no se pierda ninguna área.
  • Evita el sol entre las 10:00 a.m. y las 2:00 p.m. cuando sea posible.
  • Para obtener ese brillo que buscas, prueba un bronceador en spray, o uno de los innumerables kits de bronceado casero disponibles.
  • Dependiendo del tipo de piel que tengas, debes exfoliarla unas dos veces por semana para deshacerte de la piel muerta y atenuar el daño solar. Esto renovará tu piel y la hará lucir más brillante y más suave.
  • Cuando haga mucho calor, asegúrate de usar ropa ligera de algodón y cubrirte, así como un sombrero o visera para proteger tu cara y cuero cabelludo.

Trucos de recuperación para la exposición al sol

Trucos de recuperación para la exposición al sol

¡Si te expones accidentalmente a un exceso de sol y lo que esto conlleva, entonces necesitas actuar rápidamente! Sin embargo, el daño ya está hecho, así que primero debes saber cómo sucedió (¿se te olvidó aplicar protector solar, o perdiste la noción del tiempo y no lo reaplicaste en su momento?). Asegúrate de que no vuelva a ocurrir. Mientras tanto, estos consejos te ayudarán a sanar bien:

Enfría tu piel lo antes posible, tal como lo harías con cualquier quemadura. Toma un baño o ducha fría, o simplemente presiona con una toalla húmeda y fría sobre el área afectada. Esto deberá ofrecer un alivio inmediato.
Humedece la piel dañada para atrapar la humedad y mantenerla hidratada; el aloe vera y la soya son buenas opciones.
Los medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno, la aspirina o el naproxeno pueden ayudarte a reducir el enrojecimiento, la incomodidad y la hinchazón.

Aplícate una capa de yogur natural, ya que tiene ácido láctico calmante. Deja que se asiente unos 30 minutos antes de una ducha fría, y seca.
Mejora tu ingesta de agua para compensar el efecto deshidratante de las quemaduras. También puedes probar bebidas deportivas con electrolitos.
Si tienes ampollas severas, fiebre, escalofríos o te sientes desorientado, consulta a un médico. Los niños con quemaduras que causan ampollas deben ver inmediatamente a un médico. NO piques, revientes o rasguñes las ampollas.